Vida demandada y vida concedida

(Sal 21.4) “Vida te demandó, y se la diste; largura de días eternamente y para siempre.”

Lectura: Salmo 21.1-13

Descargar presentación aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *