No se alegren de mí mis enemigos

(Sal 25.2) “Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos.”

Lectura: Salmo 25.1-22

Descargar presentación aquí

El desamparo de Dios

(Sal 22.1) “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi…?

desamparo
Lectura: Salmo 22.1-31

Descargar presentación aquí

El N.T. es el cumplimiento del A.T.

(Hch 13.32-34) “Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.”

Lectura: Salmo 2.1-12

Descargar presentación aquí