Dios castiga a sus enemigos y bendice a su pueblo

(Sal 68.1,3) “… sean esparcidos sus
enemigos, y huyan de su presencia los que le
aborrecen… Mas los justos se alegrarán; se gozarán
delante de Dios, y saltarán de alegría.”

Lectura: Salmo 68.1-35

Descargar presentación aquí

El cristianismo como esclavitud

(Gá 5.1) “Estad, pues, firmes en la
libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra
vez sujetos al yugo de esclavitud.”

Lectura: Gálatas 5.1-15

Descargar presentación aquí

¡Mía es la venganza!

(Ro 12.17-19) “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos
los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los
hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.”

Lectura: Salmo 35.1-28

Descargar presentación aquí

¿Por qué un cristiano alaba al Señor?

(Sal 34.1,6) “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo
en mi boca… Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.”

Lectura: Salmo 34.1-22

Descargar presentación aquí