Dios castiga a sus enemigos y bendice a su pueblo

(Sal 68.1,3) “… sean esparcidos sus
enemigos, y huyan de su presencia los que le
aborrecen… Mas los justos se alegrarán; se gozarán
delante de Dios, y saltarán de alegría.”

Lectura: Salmo 68.1-35

Descargar presentación aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *