No se alegren de mí mis enemigos

(Sal 25.2) “Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos.”

Lectura: Salmo 25.1-22

Descargar presentación aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *