Una gloria efímera que puede llegar a ser eterna

(1 Jn 2.17) “Y el mundo pasa, y sus deseos; 
pero el que hace la voluntad de Dios
permanece para siempre.”

Descargar presentación aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *