La religiosidad vana no proyecta amor al prójimo

(Stg 1.26-27) “Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que
engaña su corazón, la
religión del tal es vana.
La religión pura y sin
mácula delante de Dios el
Padre es esta: Visitar a los
huérfanos y a las viudas en
sus tribulaciones, y guardarse
sin mancha del mundo.”

Descargar presentación aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *