Tratando el pecado ajeno y el propio de forma correcta

(Mt 9.13) “Id y aprended lo que significa:
Misericordia quiero y no sacrificio.
Porque no he venido a llamar a justos,
sino a pecadores, al arrepentimiento.”
Descargar presentación aquí