La obediencia y fidelidad a los mandamientos de Dios

(Dt 12.32) “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadiras a ello, ni de ello quitarás.”

Lectura (Ap. 22.12,17-19)

Descargar presentación aquí

Descargar audio aquí

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

El reconocimiento del pecado propio

(Apocalipsis 2.1-7)

1 Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:

2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;

3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

4  Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

5  Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras;  pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

6 Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

Descargar presentación aquí

El primer amor a Dios y sus cosas

(Apocalipsis 2.1-7)

1 Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra,  el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:

2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles,  y no lo son, y los has hallado mentirosos;

3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre,  y no has desmayado.

4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Descargar presentación aquí

ANÁLISIS DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS (Ap 20.1-10)

El milenio

1. Normas para la interpretación del libro de Apocalipsis en general y del capítulo 20 en particular

1.1. El libro de Apocalipsis está escrito en lenguaje simbólico o ideográfico

1.1.1. (Ap 1.10-16,20) “Voz como de trompeta”, “a uno semejante a”, “como blanca lana”, “El  misterio… son”, etc.

1.1.2. Otros ejemplos: (Ap 4.2-8; 6.1-17; 7.1-8; 14.1-5; etc.)

1.2. Los números se usan en el Apocalipsis con un valor simbólico determinado:

1.2.1. DOS significa compañerismo, renovado valor y fuerza (Ec 4.9-12) (Mt 18.19) (Mr 6.7) (Ap 11)

1.2.2. TRES, número divino (Is 6.3) (1 Jn 5.7-8) (Ap 4.8)

1.2.3. CUATRO, número cósmico. Representa a la creación visible

1.2.4. SEIS, este es el número que no llega a la perfección, pero lo parece. Es el número de la maldad encubierta. Tres seis 666 es la maldad encubierta presentada como divina (Ap  13.18)

1.2.5. SIETE, (Gn 2.2-3) (Mt 18.21-22). Este número predomina en el Apocalipsis, se da en 54 ocasiones, es la suma de los divino (3) y los cósmico (4).

v  Es por tanto el símbolo de la perfección (Ap 1.4,11,20; 4,5;  5.1,6;  8.6; etc.)

v  En relación con el 7 tenemos:

Ø  El TRES Y MEDIO, mitad de siete, símbolo de imperfección, de algo incompleto (Ap 11.2,3,11; 12.6,14; 13.5)

Ø  El SETENTA, siete por diez, símbolo intensificado de perfección (Mt 18.21-22)

1.2.6. DIEZ, número de lo completo (10 mandamientos). El 1000 es múltiplo de 10 (10x10x10), y por tanto es los completo en grado sumo

1.2.7. DOCE, representa al pueblo de Dios organizado en una determinada época (12 tribus, 12 apóstoles). 12x12x1000 = 144.000 representa al número del pueblo de Dios de todos los tiempos

2. El Milenio sobre la tierra: generalidades

2.1. El atamiento de Satanás (Ap 10.1-3a)

2.1.1. Las promesas de salvación eran para todas las naciones (Gn 22.18) (Sal 2.7-8; 72.8-11). Así lo confirmó Cristo (Mt 28.19-20) (Hch 1.8)

2.1.2. Las naciones estaban en manos de Satanás (2 Co 4.4)

2.2.3. Limitación del poder de Satanás al principio de la era evangélica con el propósito de permitir el llamamiento de los escogidos (Mt 12.29; 16.18) (Lc 10.17-18) (Jn 12.31-32)

2.2. El desatamiento de Satanás (Ap 20.3b,7-8a)

2.2.1. Al final de la era evangélica

2.2.2. Con él aumentará la maldad en la tierra

“Como en los días de Noé” (Gn 6.12-13)

v  Cumplirá la señales de Cristo (Mt 24.3-24)

2.3. La segunda venida de Cristo

2.3.1. La resurrección  (Ap 20.4-6) (1 Co 15)

2.3.2. La batalla final con los impíos  (Ap 20.8-9)

2.3.3. El castigo del Diablo y los suyos  (Ap 20.10)

3. ¿Qué es el milenio?

3.1. Representa a un período de tiempo completo en grado máximo (2 P 3.8)  en el que se realiza la voluntad de Dios: 10 = lo completo (ej. 10 mandamientos) x 10 x 10 = 1000

3.2. El “milenio” o “era evangélica” es el tiempo que va desde la primera venida hasta la segunda venida

3.2.1. Es el tiempo en el que los redimidos serán juntados de los cuatro extremos de la tierra.

3.2.2. Lo que sucederá en el arrebatamiento final (Mt 24.31) está sucediendo ahora por la predicación del evangelio

3.3. Derrota del mal = al final de este tiempo se producirá la derrota final del mal y de sus agentes

4. ¿Qué acontecimientos fundamentales se darán en el milenio?

4.1. El atamiento de Satanás: “y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo” (Ap 20.1-3a)

4.1.1. Dios desde el principio prometió salvar a personas de todas los pueblos de la tierra (Gn 22.18) (Mt 28.19-20) (Hch 1.8). Al final de los tiempos la multitud de los redimidos habrán salido de toda nación, pueblo, tribu y lengua (Ap 7.9)

4.1.2. Pero Satanás, como príncipe de este mundo, tiene dominio sobre las naciones por estar éstas en tinieblas (2 Co 4.4)

4.1.3. Por ello fue necesario limitar el poder de Satanás al principio de la era evangélica con el propósito de permitir el llamamiento de los escogidos (Mt 12.29; 16.18) (Lc 10.17-18) (Jn 12.31-32)

4.2. El desatamiento de Satanás: “debe ser desatado por un poco de tiempo” (Ap 20.3c)

4.2.1. Al final de la era evangélica: “hasta que fuesen cumplidos los mil años” (Ap 20.3b)

4.2.2. Con él aumentará la maldad en la tierra

“Como en los días de Noé” (Gn 6.12-13)

v  Cumplirá la señales de Cristo (Mt 24.3-24)

4.3. La segunda venida de Cristo

4.3.1. La resurrección  (Ap 20.4-6) (1 Co 15)

4.3.2. La batalla final con los impíos  (Ap 20.8-9)

4.3.3. El castigo del Diablo y los suyos  (Ap 20.10)

Estudio Bíblico Domingo 4 de Octubre de 2009

Mañana

2 Timoteo 1,3-8

1:3 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día;
1:4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo;
1:5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.
1:6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.
1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
1:8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

Salmos 36,6

36:6 Tu justicia es como los montes de Dios,
Tus juicios, abismo grande.
Oh Jehová, al hombre y al animal conservas.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Tarde

Apocalipsis 20,1-10
20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.
20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;
20:3 y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
20:5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.
20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
20:7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,
20:8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.
20:9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.
20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.